Image by Manuel Meza

¿Cómo es una consulta de Comunicación?

Las consultas pueden ser de dos tipos, de Comunicación Interespecies para poder conectar con alguno de tus animales-no-humanos de compañía (incluidos los trascendidos), o bien de sanación energética para personas y animales por igual. En cada consulta se trabaja con un solo paciente y su duración es de 50 minutos.


Estas consultas son profundas y muy útiles para ambas partes, pero no sustituyen un acompañamiento tanatológico o psicológico… acompañan y ayudan a acomodar la información y traen mucha luz.  Toma nota que la comunicación Interespecies y la mediumidad son cosas distintas, la comunicación con animales es un diálogo y un proceso de mediación entre las partes.


Todas las consultas se hacen en línea y no se entrega grabación o documento escrito. Pero tú mismo puedes tomar notas de lo que vaya saliendo si así lo deseas.

 

Cuando las sesiones son de sanación (aplicables para animales y humanos),  el comunicador revisa el campo energético de las personas y es orientada por los ángeles que acompañan al consultante, y con diversas técnicas le apoya para que pueda tener más claridad, ligereza, propósito y energía. El foco de las consultas de sanación es sumar a la expansión de la conciencia del cliente. Los humanos sin duda alguna requerimos de este y otros apoyos terapéuticos ya que tendemos a acumular mucha densidad, confusión, creencias tóxicas, etc, tanto personales como de nuestro sistema familiar. Los animales por su parte son más ligeros y sueltan lo energía densa mucho más fácil, lo que les ayuda a ser más felices, sanos, ligeros, resolver temas que pueden ser inconscientes, entre muchas otras cosas.

Algunas cosas que deberíamos saber antes de hacer una consulta de Comunicación Telepática con Animales

(Traducción libre y sintética de un texto publicado por Val Heart titulado 10 Things You Need To Know Before Hiring an Animal Communicator).

La gran mayoría de la gente no tiene experiencia previa de una consulta de este tipo y tampoco sabe bien a bien qué esperar de ella. Parte de esto se debe a que tampoco está claro qué es lo que puede y lo que no puede hacer alguien que puede hablar telepáticamente con los animales.

Lo primero que hay que saber, es que todos los comunicadores hemos tenido un entrenamiento distinto, provenimos de contextos muy diversos y tenemos gustos, afinidades, preferencias y capacidades también distintas. Toma muchos años de practica y de trabajo con uno mismo ser un buen comunicador, madurez y educación continua. Así que también tenemos distintas aptitudes, y mientras unos son muy buenos en unas cosas, otros son buenos en otras.

La comunicación telepática NO significa que podamos ver todas las cosas que son importantes para el humano, más aún si este no nos brinda la información necesaria. No lo sabemos todo, no somos omnipresentes, no leemos la mente de nuestros clientes ni tampoco sabemos el futuro. Los mejores psíquicos tienen una asertividad del 90%. A veces somos así de buenos y a veces podemos dar menos que eso, otras realmente estamos equivocados. Nadie es perfecto. Cuando sientes que esto último ocurre, díselo a quien te está prestando el servicio y ve cuáles son sus garantías. En mi caso, si un cliente se encuentra a disgusto con el trabajo, y juntos cotejamos que la información está muy fuera de lugar, con gusto puedo devolverle su dinero. Hasta ahora esto no ha ocurrido, pero es una disposición que entrego en caso de que sea necesario.​

Image by Alexis Chloe

Los comunicadores Interespecies nos entrenamos para escuchar a los animales telepáticamente. Debemos poder comprender lo que el animal está pensando y sintiendo, y detectar cuáles son los temas más importantes desde SU perspectiva. También debemos de poder presentarle al humano algo que les sea útil en la relación con su amigo animal: desde ratificar cosas que ya se sabían de antemano (las cuales tienen un valor intrínseco), hasta descubrir información nueva y brindar claridad sobre cuál dirección es la más apropiada a seguir, así como responder a las preguntas del cliente humano en la mejor de nuestras posibilidades, y ciertamente podemos cometer errores aunque hagamos nuestro mejor esfuerzo.
 

"Quien puede mirarse conscientemente ante el espejo de la muerte puede evolucionar y elegir diferente".
 

Consulta de Sanación energética

Animales y humanos por igual estamos compuestos no solo por carne y huesos, sino también por un espíritu, emociones, mente y un cuerpo energético. Tanto el cuerpo físico como el energético cuentan con una compleja anatomía en la que habita nuestra conciencia, y donde se almacena toda la información de nuestra existencia.


La sanación energética accede a esos niveles y puede apoyar para que se limpien y sanen los episodios difíciles, no digeridos o traumáticos que están generando problemas y confusión en nuestro cuerpo físico, emocional, mental o espiritual.


Los resultados que se pueden presentar después de una sanación energética son, entre muchos otros, los siguientes:

 

  • Una gran liberación emocional (se sienten tristeza, enojo, soledad, rabia o amor, dulzura, perdón, entre muchas otras mientras estas energías se van drenando).

  • Relajación del cuerpo y mente y por ello mayor paz interior.

  • Reducción o eliminación del dolor físico.

  • Cambios positivos de conducta.

  • Mayor rapidez para curarse frente a nuevas enfermedades.

  • Mejor funcionamiento del sistema inmunológico.

Las sanaciones energéticas no sustituyen una conversación con nuestro amigo animal, si no que las apoya facilitando claridad y drenando emociones densas o confusas. En algunas ocasiones una conversación es suficiente y sanadora en sí misma. Otras veces es necesario contactar otros niveles de conciencia de ese ser y trabajar con ellos para hacer consciente lo que antes estaba oculto.

Image by Andrew S
"La vida espiritual no es de ningún modo menor o menos buena que la vida física. Al contrario, es mucho más fácil ser feliz en esta ligereza de un plano astral superior".

Cuando animales y personas llegan al portal hay un espejo, un profundo YO superior que te mira y sabe, sabe todo, todo lo que viviste, pensante sentiste, anhelaste, lo que ocultaste, los secretos, las mentiras… todo. Y todo lo mira con compasión.

 

El amor por supuesto sigue después de cruzar el portal de la muerte: como hilos dorados de luz los corazones se entretejen para siempre. Son hilos de amor puro y de libertad, ese amor que nos transforma y que nos permite encontrarnos con los animales de compañía incluso en otras vidas o cuando los humanos ascienden a un plano astral superior.

 

La muerte animal es quizás la menos traumática de todas las que cruzan (por el portal) desde la tercera dimensión, es bella incluso, natural, amorosa. Nadie se pelea con el portal, incluso cuando sienten apego por sus humanos. El jalón del espíritu siempre es más fuerte, y ellos se entregan. Y viajan, se renuevan, florecen, y son más felices. Por ello pueden regresar después a dar más servicio a los humanos, a amar más y mejor.

La perspectiva espiritual de la muerte,
desde la Comunicación Interespecies